Cargos criminales a presuntos estafadores que engañaron a decenas de víctimas por casi $ 8 millones, mediante esquema ‘Ponzi’

Christopher Dougherty, de 46 años, ha sido acusado de hurto mayor, fraude y maltrato financiero de ancianos, y otros cargos que reflejan delitos cometidos contra al menos 31 familias. Foto-Cortesía: NBC San Diego News.

SAN DIEGO.- Un hombre de Poway al que se acusa del robó casi $8 millones de dólares a docenas de víctimas durante un período de cinco años en el Condado de San Diego, la mayoría de ellos ciudadanos de la tercera edad, ha sido cargado por la Oficina del Fiscal del Distrito con más de 80 delitos graves.

Christopher Dougherty, de 46 años, ha sido acusado de hurto mayor, fraude y maltrato financiero de ancianos, y otros cargos que reflejan delitos cometidos contra al menos 31 familias.

- Advertisement -

Dougherty, un ex agente de seguros con licencia, solicitó al menos $ 7.75 millones en inversiones como parte de un esquema Ponzi a gran escala que eventualmente colapsó y dejó a las víctimas sin nada. Veinte de las 31 víctimas tenían 65 años o más en el momento de sus inversiones.

“Este fue un esquema Ponzi clásico en el que el acusado robó millones de dólares a familias y personas mayores confiadas. Estos no son inversores ricos, son personas que trabajaron arduamente y confiaron en sus ahorros de la vida con alguien que aprovechó sus vulnerabilidades», dijo la Fiscal de Distrito Summer Stephan. «Estoy muy orgullosa del trabajo de investigación realizado por la Unidad de Fraude de Seguros del DA y nuestros socios de las fuerzas del orden público para llevar justicia a decenas de víctimas víctimas de un estafador sin corazón».

Dougherty fue arrestado en su casa en Poway el 25 de abril y encarcelado en la cárcel. Fue procesado en la Corte Superior el 26 de abril y se declaró inocente. El tribunal fijó una fianza de $ 5 millones. Se enfrenta a hasta 35 años de prisión si es declarado culpable de los cargos.

De acuerdo con la Fiscalía de Distrito del Condado de San Diego, actualmente, se ha identificado que 31 hogares han invertido con Dougherty, pero los investigadores actualmente están evaluando la información de aproximadamente 26 víctimas adicionales, muchas de las cuales se espera que se agreguen al caso en el futuro.

Muchos de los inversionistas se identificaron cuando Dougherty se declaró en bancarrota en una corte federal en octubre del año pasado, pero se declararon víctimas adicionales cuando los investigadores comenzaron a analizar más detenidamente los registros financieros de Dougherty.

Algunas de las víctimas conocieron a Dougherty cuando fue designado por varios distritos escolares (incluido el Distrito Escolar de Sweetwater Union High, el Distrito Escolar Unificado Imperial y el Distrito Escolar Primario El Centro) como asesor de inversiones para los empleados.

Otras víctimas fueron presentadas a Dougherty por sus clientes actuales.

Dougherty aprovechó una reserva de confianza que había desarrollado con clientes de larga data, convenciéndolos de que retiraran las inversiones convencionales establecidas y movieran su dinero a sus inversiones privadas.

Dougherty ofreció inversiones privadas en varias empresas de su propiedad. Una de las oportunidades de inversión que Dougherty lanzó a los inversores fue una ganadería “orgánica” de 100 acres en Alpine. Si bien la finca era real, en realidad no generó ningún beneficio para los inversores. Dougherty también promovió un proyecto de cultivo de marihuana en esa propiedad alpina.

Dougherty barajó el dinero a la manera clásica de Ponzi, pagando «ganancias» a los inversionistas que se quejan con fondos invertidos por inversionistas más recientes. Además, Dougherty usó fondos de inversionistas para gastos personales, incluida la remodelación del hogar, viajes, matrícula universitaria y grandes retiros de efectivo. Una vez que los inversores comenzaron a exigir su dinero y Dougherty no pudo devolverlo, el esquema Ponzi se derrumbó.