¡En riesgo! Inmigrantes legales que solicitan ajuste a su estatus migratorio y han pedido fondos públicos

Manifestantes que se opone al recorte de fondos públicos Foto Cortesía: america-aljazeera.com

LOS ANGELES, CA.- “Un cambio de reglamento propuesto por la administración Trump que impone condiciones adicionales a aquellos que quieren ajustar su estatus migratorio”, fue advertido por la Coalición de Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles, (CHIRLA).

De acuerdo con la denuncia de la  coalición de inmigrantes más grande de California, ello los descartaría o los  dejaría “fuera de el proceso si alguna vez han utilizado algún beneficio financiado con fondos públicos, como cupones de alimentos.

- Advertisement -

Advirtió que “el cambio de regla propuesto que limitaría la migración legal para aquellos que usan algunos beneficios públicos penaliza a las familias de bajos ingresos que buscan satisfacer las necesidades básicas”.

“La administración Trump quiere bloquear una de las pocas vías legales que la gente todavía tiene para inmigrar a los Estados Unidos. Al alterar radicalmente una interpretación de larga data de la regla de la carga pública, el DHS desea establecer un sistema de inmigración de pago por juego, donde los adinerados se adelantan a las familias que han esperado años para reunirse”, afirmó Angélica Salas, directora de CHIRLA.

“Estados Unidos”, sostuvo Salas, “es tan fuerte en la medida que nuestras familias son saludables y obligar a los inmigrantes a elegir entre las necesidades básicas de sus familias, como alimentos o vivienda, que ayudan a financiar con sus dólares de impuestos, y un camino hacia la legalización cruza una línea más”.

Y aclaró en este sentido que “estos cambios (en los programas de asistencia social) propuestos por Trump, harían que nuestras comunidades y nuestra nación estuvieran más enfermas, más hambrientas y más pobres”.

“El presidente Trump está tratando de dividir a esta nación”, continuó, “mientras sus compinches nativistas y antiinmigrantes insertan una cuestión de ciudadanía en el censo, financian la construcción de centros de detención familiar adicionales, ponen fin o restringen seriamente los programas de refugiados y usan métodos indirectos para reprimir el voto de los inmigrantes a través de un horrendo retraso en las aplicaciones de naturalización”.

Y concluyó que “sabemos que el pueblo estadounidense luchará contra estas iniciativas que no representan lo que realmente somos. Los estadounidenses están de acuerdo en que la forma en que vives tu vida y lo que aportas a tu comunidad es lo que te define como miembro de esa comunidad. No permitiremos que el presidente Trump desgarre a más familias ni pisotee la tradición de nuestra nación de unirse a través de las líneas de estatus racial, étnico y de inmigración cuando alguien es blanco injusto”.