Restringen refrescos, los restaurantes en California ya no podrán vender sodas o bebidas azucaradas a niños

SAN DIEGO.– A partir del 2019 la nueva ley estatal 1192 prohibirá a los restaurantes de California incluir refrescos y bebidas azucaradas en los menús infantiles.

El senador de California y autor de la nueva ley, Bill Monning, dijo que el estado atraviesa una crisis de salud pública y que van en aumento las tasas de enfermedades como el sobrepeso, la obesidad y la diabetes tipo 2.

El senador de California y autor de la legislación, Bill Monning, dijo que California atraviesa una crisis de salud pública. Foto: montereycountyeekly.com
- Advertisement -

Al proponer la ley, Bill argumentó que de 1990 a 2016 se incrementó 250 por ciento la tasa de obesidad en el estado y un tercio de las personas entre los 18 y 39 años de edad con sobrepeso, padecen prediabetes o diabetes.

Estas enfermedades se han disparado “debido en gran parte al aumento del consumo de bebidas azucaradas” indicó Monning.

A pesar de que los padres de familia tienen siempre la opción de elegir una bebida no azucarada y más sana para sus hijos a la hora de ordenar los alimentos en un restaurante, es más común que les escojan un refresco o jugo con muchos azúcares, agregó el senador.

Por tal motivo a partir del próximo año se vigilará a los restaurantes para que no vendan estas bebidas a los niños.

De acuerdo al Código de Alimentos de California en caso de que el restaurante viole la ley se le dará una sanción menor como primer aviso y con infracciones adicionales desde 250 dólares durante un periodo de 5 años si se vuelve a violar, y en una tercera instancia una sanción de 500 dólares.

A partir del próximo año los restaurantes tendrán que ofrecer leche o agua como opción de bebida en los menús de los niños.

Los platillos deberán servirse con una alternativa de lácteos con menos de 130 calorías, agua natural o agua con sabor sin sustitutos de azúcar.

Cabe mencionar que la nueva ley indica que los refrescos y bebidas con azúcar estarán disponibles solo bajo petición de los padres o del adulto que acompañe al menor si así lo desea.

Además, la ley propuesta por el senador estatal sigue ordenanzas promulgadas en distintas ciudades y condado de California en los últimos años.

Con la aprobación de la nueva ley, California se convierte en el primer estado del país con tal legislación.

La Sociedad Americana Contra el Cáncer apoya la ley argumentando que los niños que ingieren tres refrescos al día podrían ser más propensos a padecer cáncer en un futuro.

Sin embargo, algunos padres se encuentran molestos desde que la legislación salió a la luz debido a que consideran que el estado no debe imponer qué alimentos y bebidas sus hijos deban llevar a la boca.

La ley fue respaldada con 32 votos a favor y 7 en contra en el senado y por 46 votos a favor por parte de la Asamblea regional y ya fue aprobada por el gobernador de California, Jerry Brown.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud los niños con obesidad o sobrepeso tienen un mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2, hipertensión arterial, asma y problemas respiratorios. Igualmente, pueden sufrir efectos psicológicos como baja autoestima, depresión y aislamiento social.

Las calorías en las bebidas azucaradas y los refrescos consumen energía y pueden no proporcionar todos los beneficios nutricionales que ofrece el alimento sólido.

La OMS recomienda ingerir la menor cantidad posible de azúcares a lo largo de la vida para evitar problemas de salud graves.

Tanto los adultos como los niños, deben consumir azúcares libres por debajo del 10 por ciento de la ingesta total de energía.