Lechuga contaminada, emiten alerta por ésta hortaliza debido a que podría contener la bacteria E.coli

Más de 30 personas de 11 estados del país se infectaron con E.coli presente en lechuga romana. Foto: aztecanoticias.com.mx

SAN DIEGO.- El Centro de Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) emitió una alerta respecto a evitar tajantemente el consumo de la lechuga romana por el riesgo de que podría contener la bacteria E.coli.

El anuncio se da a conocer después de que 32 personas en 11 estados del país se infectaron por la peligrosa bacteria presente en este tipo de hortalizas.

- Advertisement -

Previamente, en mayo del presente año, las autoridades de salud del país informaron sobre la muerte de una persona en California a consecuencia de la bacteria vinculada a la lechuga romana.

Desde el inició del mes de octubre la E.coli ha enviado al hospital a 13 personas en el país, incluida una con un fallo renal.

No se ha informado sobre alguna muerte por el posible contagio, sin embargo, se alerta a toda la población para que no consuma esta lechuga en los hogares ni restaurantes.

Ninguno de los paquetes de lechuga romana se ha retirado de los supermercados, por lo que se insiste en no comprar este producto para evitar riesgos.

De igual manera, el Centro de Prevención de Enfermedades aconseja no solo evitar el consumo de esta lechuga, sino no ingerir alguna otra mezcla de ensalada que contenga el vegetal.

En caso de contar con esta lechuga en casa debe deshacerse de ella y limpiar profundamente el área donde estuvo este producto en su refrigerador.

Los investigadores que se encuentran almacenando información y buscando sobre el posible contagio desconocen aún dónde, cómo y cuándo se pudo haber originado el brote.

Los síntomas de la bacteria E.coli comienzan a presentarse después de 3 ó 4 días de haberse consumido el producto contaminado. Estos incluyen calambres estomacales severos, diarrea y vómito.

La mayoría de las personas infectadas suelen recuperarse entre 5 y 7 días, sin embargo, de no atenderse la persona debidamente los días pueden extenderse y los síntomas agravarse.

Quienes no se recuperan a los pocos días, podrían desarrollar un tipo de insuficiencia renal denominada síndrome urémico hemolítico, que puede ser mortal.

Del grupo de Seguridad Alimentaria de los Vegetales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, Mabel Gil, comenta al respecto que a pesar de que el origen del problema no se ha aclarado, una de las principales fuentes de infección es el agua con que se riegan las hortalizas.

La científica señala que el agua contaminante transcurre por canales abiertos que atraviesa el ganado y suele tener un origen fecal. Las estaciones de primavera y otoño son ideales para crear esta contaminación debido a que permite que los microorganismos contaminados sobrevivan.

De acuerdo al CDC, tan solo en Estados Unidos la bacteria E.coli provoca cada año 265 mil contagios, 3,600 hospitalizaciones y 30 muertes.

El último brote de lechuga romana contaminada que se dió a conocer fue entre marzo y junio del presente año cuando fallecieron 5 personas a causa de la bacteria, la cual se encontró en lechuga cultivada en Yuma, Arizona.