Mujeres en riesgo, una de cada cuatro padecerá síndrome de túnel carpiano

Una de cada cuatro mujeres será víctima del síndrome de túnel carpiano. Foto: Sharp.com.

SAN DIEGO.- Comienza con un hormigueo o entumecimiento en la mano o la muñeca y de repente se convierte en un dolor agudo que puede llegar a alcanzar todo el antebrazo. Se trata del síndrome de túnel carpiano que no respeta género pero que ataca en gran proporción a las mujeres.

“Usamos nuestras manos todos los días para todo, desde abrir puertas o recoger a un bebé hasta firmar nuestro nombre o escribir un documento en un teclado”, dice el doctor Kristopher Downing, cirujano ortopédico de manos y extremidades superiores afiliado al Centro Médico Sharp Chula Vista.

- Advertisement -

Desde la realización del trabajo manual hasta la expresión del amor, nuestras manos son esenciales de innumerables formas. Pero la mayoría de nosotros no nos damos cuenta de cuánto hacen nuestras manos por nosotros hasta que debemos luchar para usarlos.   

El síndrome del túnel carpiano ocurre cuando el nervio mediano, que se extiende desde el cuello hasta la mano y los dedos, se comprime a medida que pasa a través del pasaje (el túnel carpiano de la muñeca) que conecta el antebrazo con la mano.

“Aproximadamente una de cada cuatro personas desarrollará esta condición dolorosa, y las mujeres de entre 30 y 50 años tendrán el mayor riesgo debido al embarazo, las píldoras anticonceptivas y la menopausia”, dice el doctor Downing. 

Se sabe que estos factores causan cambios de líquido en el cuerpo que conducen a un aumento de la inflamación en el túnel carpiano inelástico que luego conduce a una mayor presión sobre el nervio mediano, lo que provoca síntomas como entumecimiento y hormigueo, dolor y debilidad en la muñeca y la mano.

Tratamiento del dolor del

túnel carpiano 

El tratamiento puede variar según la gravedad y la duración de la afección, así como la edad del paciente, su estado general de salud, su historial médico y sus preferencias personales. El tratamiento es típicamente conservador y puede incluir:

-Ajustes ergonómicos.

-Ejercicios de rehabilitación para la muñeca y la mano.

-Uso de una férula.

-Medicamentos antiinflamatorios.

-Inyecciones de esteroides.

-Cirugía, si los síntomas persisten o no mejoran repetidamente con tratamiento conservador.

En general, la cirugía para este padecimiento, llamada liberación del túnel carpiano, es un procedimiento ambulatorio relativamente sencillo que involucra una incisión en el área de la muñeca que varía en tamaño según si el procedimiento se realiza de manera mínimamente invasiva (es decir, liberación endoscópica del túnel carpiano) a través de una incisión abierta. Una vez que se ha hecho la incisión, se corta el ligamento que presiona los nervios para disminuir la presión. 

Este procedimiento, una de las cirugías que se realizan con más frecuencia en los Estados Unidos, a menudo se completa en tan solo 10 a 20 minutos, con muchos pacientes que pueden regresar al trabajo y las actividades normales dentro de una semana.

“Si bien el daño permanente a los nervios en la muñeca y los músculos de la mano y el pulgar son posibles consecuencias del CTS, la atención inmediata reduce estos riesgos”, explica el doctor Downing. 

“Lo que les digo a mis pacientes es que, para evitar más complicaciones relacionadas con el síndrome del túnel carpiano no tratado, la intervención temprana conduce a una mayor probabilidad de resolución completa o casi completa de los síntomas”, concluye.