Desafiante la caravana de migrantes centroamericanos que arribó a la frontera de Baja California

0
55
Manifestantes observan la caravana de migrantes del lado mexicano. Foto: Horacio Rentería/El Latino.
Manifestantes observan la caravana de migrantes del lado mexicano. Foto: Horacio Rentería/El Latino.

SAN DIEGO.- Desafiando al presidente Donald Trump, cientos de migrantes centroamericanos, en su mayor parte de origen hondureño y salvadoreño, arribaron a Tijuana en busca de asilo político, una petición que muy probablemente les sea negada por el gobierno estadounidense.

Decenas de ellos fueron recibidos en el Albergue Juventud 2000, localizado en el centro de Tijuana y la mañana del domingo 29 de abril se manifestaron en la línea que divide a las poblaciones de Playas de Tijuana y San Diego, en donde fueron recibidos por el grupo activista “Pueblo Sin Fronteras”.

Jenni, una integrante de esta organización de origen salvadoreño y quien participó en la caravana migrante del año pasado, señaló que mucho ha cambiado la manera en que esta nueva caravana ha sido recibida en comparación con la que a ella le tocó formar parte, el año pasado.

“Cuando yo vine en el 2017”, dijo, “recibimos mucho apoyo del gobierno (mexicano), de las comisiones de Derechos Humanos, del Grupo Beta y pues no tuvimos ningún problema; pero ahora lo que molesta en México es la violencia, que nos está afectando bastante; ya sentimos como que estuviéramos en nuestros países”.

“No quiere que entre”

“Trump no quiere que entre la caravana, ha mandado muchas amenazas y pues por la necesidad que tenemos en nuestros países, nos obliga a cruzar por otro país, porque México tampoco es un lugar seguro”, afirmó la joven centroamericana, al término de una expresión pública efectuada el sábado 28 de abril frente al Centro Cultural La Raza en Parque Balboa desde donde marcharon a Chicano Park.

Claudia Treminio, otra de los miembros de Pueblo Sin Fronteras dijo: “Yo dejé mi país porque hay pobreza extrema, el capitalismo nos está matando; hay violencia que en realidad no se aguanta, no se tolera”.

Sobre los miembros de esta nueva caravana de migrantes expresó: “Yo siento que estas personas se han de sentir muy desilusionadas en realidad, ya que ellas se fueron de su casa para buscar un futuro mejor, una nueva casa…Entonces yo me siento muy triste que estas personas sean atacadas, cuando ellas no están aquí para defenderse”.

Un día después, el domingo 29 de abril, en el parque Border Field Park, el grupo de Pueblos Sin Fronteras marchó más de cinco millas, desafiando el peso de la playa del mar, hasta llegar al sitio que separa a San Diego y Playas de Tijuana, frente a la popular plaza de toros “La Monumental”.

Justo frente a un alto de disco que les indicaba STOP y una alambrada que los separaba de grandes tubos de acero que divide a ambas comunidades, se encontrarían, alrededor de las 9:30 horas a.m. con más de 300 miembros de la caravana, que marchaban del lado mexicano.

Treparon la verja de acero

Un día después, el domingo 29 de abril, en Border Field State Park, el grupo de Pueblos Sin Fronteras marchó más de cinco millas, desafiando el peso de la playa del mar, hasta llegar al sitio que separa a San Diego y Playas de Tijuana, frente a la popular plaza de toros “La Monumental”.

Justo frente a un alto de disco que les indicaba STOP y una alambrada que los separaba de grandes tubos de acero que divide a ambas comunidades, se encontrarían, alrededor de las 9:30 horas a.m. con más de 300 miembros de la caravana, que marchaban del lado mexicano.

Pero apenas arribaron al sitio, más de una decena de jóvenes se treparon, con increíble agilidad, sobre el tubo metálico, hasta permanecer trepados (sentados o en algunas ocasiones parados) desafiando desde ahí a tres patrullas fronterizas, que vigilaban a prudente distancia de donde los manifestantes y los miembros de la caravana se encontraban.

 Recibidos en albergues de Tijuana

Cabe hacer mención que la caravana de migrantes centroamericanos arribó a Tijuana a partir del 24 de abril y aunque han sido recibidos en diversos albergues de la vecina ciudad fronteriza, destaca el llamado Albergue Juventud 2000, ubicado en la avenida Constitución, de la zona centro.

Destacar asimismo que después de haber entrado el 24 de marzo a la ciudad de la frontera sur de México, Tapachula, Chiapas, la caravana de migrantes centroamericanos (que inicialmente era de 1,000 personas y luego se ha ido dispersando) recorrió diversas ciudades mexicanas y una parte de ellos arribó a Tijuana a partir del 24 de abril, y aunque han sido recibidos en diversos albergues de la vecina ciudad fronteriza, destaca el llamado Albergue Juventud 2000, ubicado en la avenida Constitución, de la zona centro.

Esta es la segunda caravana de migrantes centroamericanos en los últimos dos años y la tercera, considerando la de haitianos, que salió de ese país caribeño en 2010.

Otro hecho es que mientras algunas mujeres con niños migrantes esperaban, sentados o acostados, frente a la zona peatonal de acceso al puente de acceso a Estados Unidos, el desenlace de su solicitud de asilo, en coincidencia con el arribo de los migrantes centroamericanos a Baja California, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, hizo una visita a la ciudad de Caléxico, California, para supervisar los trabajos de reposición de una valla metálica en la frontera que divide a esa comunidad con Mexicali, México.

Jenni y Claudia, segunda y tercera (con sombrero), de izquierda a derecha, se expresan en el Centro Cultural La Raza de San Diego. Foto: Horacio Rentería/El Latino.