Comunicación entre paciente y médico, clave para determinar decisión sobre implantes

Discuta con su médico todas sus dudas.

SAN DIEGO.- De acuerdo a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en Estados Unidos existe una relación entre los implantes mamarios y el cáncer linfoma anaplásico cuyos casos van en aumento.

Al respecto, el cirujano plástico y reconstructivo del hospital Sharp Chula Vista, Héctor Salazar Reyes, declaró a El Latino que desde que se empezó a diagnosticar ese padecimiento, hace 20 años, se han identificado 529 casos a nivel mundial y de estos, 201 en Estados Unidos.

Héctor Salazar Reyes, cirujano plástico y reconstructivo del hospital Sharp Chula Vista.
Foto: Héctor Salazar Reyes.
- Advertisement -

El médico certificado señaló que este tipo de cáncer se presenta en uno de cada 30 mil casos y agrega que el incremento reciente no se debe al aumento de la prevalencia de la enfermedad, sino que ahora se detecta más rápido.

Cabe resaltar que este problema no es cáncer de mama, sino una forma de linfoma no agresivo que se desarrolla en torno a los implantes con textura. Estos al ser colocados quedan justo en el sitio donde se implantan, distintos a los lisos que tienden a bajar con la gravedad.

“Por eso es importante que haya suficiente comunicación entre el paciente y el médico, para que se resuelvan dudas y se llegue a la conclusión de cuál es la mejor opción para el tipo de cuerpo que se trate”, dijo el especialista.

Este cáncer se puede curar si se detecta tempranamente.

Los signos y síntomas de destacan por un incremento de volumen en uno de los lados del seno, es decir, una colección de fluido, y esto puede generar molestia, dolor, en ocasiones enrojecimiento en la piel y es en ese momento cuando se debe visitar a un cirujano plástico certificado para que se haga el estudio correspondiente.

El doctor Salazar Reyes mencionó que las pacientes que ya cuentan con este tipo de implantes y no han tenido signos o síntomas compatibles con la enfermedad, no deben alertarse ni realizarse una prueba de diagnóstico.

Del medio millar de casos reportados, la mayoría presentan síntomas en un periodo de entre 5, 8 y 10 años y no de manera inmediata.

De los 529 casos que se han reportado en Estados Unidos desde hace 20 años aún no se conocen los perfiles, como edad o raza, ya que recientemente se empezó a llevar a cabo un banco de datos.

El especialista enfatizó durante la entrevista que el único riesgo que existe para desarrollar este problema es haber tenido o tener implantes con textura, pero no se ha encontrado otro factor como por ejemplo, la genética.

“Y también es importante informar que el problema puede surgir por tenerlos puestos o haberlos tenido en algún momento, a pesar de que por ejemplo ahora tengan implantes lisos”, puntualizó.

El cirujano plástico certificado señaló que desgraciadamente hay cirujanos cosméticos, maxilofaciales y/o dermatólogos que realizan implantes de seno engañando a la gente.

Por este motivo, si está considerando optar por los implantes mamarios, es esencialmente importante y de cuidado atenderse con un cirujano plástico certificado para que le realice los estudios adecuados.