Células madre el remedio para muchas enfermedades antes incurables puede estar en nuestro propio cuerpo

Las personas que no cuentan con un familiar que sea compatible pueden recibir una donación. Foto: cancer.gov.

SAN DIEGO.- Nuestro organismo está construido por un sinfín de células indispensables no sólo para la formación de los tejidos y órganos sino también para su funcionamiento. La destrucción por cualquier causa de dichas células es la causa de todas las enfermedades.

Ahora bien, todas esas células tienen un origen común: las células madre, que no sólo las producen sino que ellas mismas pueden subdividirse creando otras.

- Advertisement -

Durante los últimos años, las instituciones médicas del mundo entero han enfocado sus esfuerzos de investigación y estudio al aprovechamiento de las células madre para curar enfermedades del corazón, la diabetes, la artritis, el Parkinson, la médula espinal y muchas otras.

Así pues, las células madre ayudas a reparar el cuerpo humano.

De acuerdo a la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos existen dos tipos principales de células madre: las células madre embrionarias y células madre adultas.

A diferencia de las otras células que cumplen funciones específicas en el cuerpo y no pueden renovarse, las células madre son capaces de reproducirse con el potencial de convertirse en células especializadas, como las células musculares, células de la sangre y las células del cerebro

Los médicos y los científicos están entusiasmados sobre las células madre porque podrían ayudar en muchas áreas diferentes de la salud y la investigación médica. El estudio de las células madre puede ayudar a explicar cómo ocurren enfermedades graves como el cáncer y defectos de nacimiento.

La médula ósea

Según la misma fuente, la médula ósea contiene células madre, que son células inmaduras que se convierten en células sanguíneas. La médula ósea es el tejido suave y graso que se encuentra dentro de sus huesos.

Las personas que padecen enfermedades potencialmente mortales, como la leucemia, el linfoma y el mieloma, pueden ser tratadas con un trasplante de médula ósea. Hoy en día esto a menudo se denomina trasplante de células madre. Para este tipo de tratamiento, la médula ósea se obtiene de un donante. En ocasiones, las personas pueden donar su propia médula ósea.

Donación de médula ósea

Se puede hacer recolectando quirúrgicamente la médula ósea del donante o extrayendo células madre de la sangre del donante ya sea mediante un autotransplante que es cuando las personas donan su propia médula ósea. También puede realizarse un trasplanta alógeno de médula ósea, o sea cuando otra persona es el donante.

Con un trasplante alógeno, los genes del donante deben concordar al menos parcialmente con los genes de la persona. Un hermano o hermana tienen las mayores probabilidades de ser compatibles. En ocasiones los padres, los hijos y otros familiares son compatibles. Pero solo aproximadamente el 30% de las personas que necesitan un trasplante de médula ósea pueden encontrar un donante compatible en su propia familia.

El 70% de las personas que no cuentan con un familiar que sea compatible pueden encontrar a alguien a través de un registro de médula ósea. El más grande se llama Be the Match (bethemarch.org).

Allí se registran personas que estarían dispuestas a donar médula ósea y su información se almacena en una base de datos. Los médicos pueden entonces usar el registro para encontrar un donante compatible para una persona que necesita un trasplante de médula ósea.