Pesimismo y molestia de activistas y organizaciones por impacto moral en niños y padres de familia inmigrantes

El presidente Donald Trump firma la orden ejecutiva. Foto-Cortesía: kvia.com

SAN DIEGO.- Reacciones de pesimismo y molestia por lo que consideran una tardía respuesta de parte del gobierno federal a la separación de familias (adultos y niños) en centros de detención, expresaron activistas y organizaciones camarales a nivel regional, estatal y nacional.

Poco antes de que se confirmara la firma de una orden ejecutiva por parte del presidente Donald Trump, con el que supuestamente se da marcha atrás al decreto de enero de este año con el que separaban a los niños de los adultos, la Cámara de Comercio Regional de San Diego emitió la siguiente declaración del Presidente y CEO Jerry Sanders con respecto a la separación de familias que ocurre en la frontera sur:

- Advertisement -

“Lo que está ocurriendo en nuestra frontera sur no es una medida de seguridad. Un plan de manejo fronterizo exitoso no tiene nada que ver con separar a los niños de sus padres”.

«Durante días, el presidente Trump mintió al público estadounidense indicando que no tenía el poder de no separar a las familias. La orden ejecutiva que emitió hoy es una bofetada a la razón, la moralidad y la decencia humana. En una crisis que él y el Partido Republicano creado… empeora una situación horrible para las familias de inmigrantes en todas partes”, afirmó por su lado la organización Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles, Coalición para los Derechos de los Inmigrantes de los Angeles (CHIRLA) en un reporte de prensa.

Y la propia organización activista con sede en la ciudad de Los Ángeles, California, condena en tono airado:

“Rechazamos la mayor criminalización de los inmigrantes. Rechazamos el descubrimiento de los campos de concentración familiar. Rechazamos la locura de ignorar los derechos de los niños y la ostentación de Flores v Sesiones. Rechazamos la formalización de la tortura sancionada por el gobierno a las familias y niños inmigrantes en la frontera y en el interior. Al presidente Trump, decimos: los niños y las familias pertenecen a comunidades que no están en campos de concentración familiar”.

“Los estadounidenses saben muy bien cómo es un campo de detención familiar. No deberíamos permitir que este presidente y el partido republicano nos lleven de vuelta a los tiempos oscuros, cuando las acciones desacertadas de unos pocos estropearon el alma de nuestra nación. He puesto los pies en las instalaciones de detención, donde hombres, mujeres y niños estaban en jaulas. Cuando detener a las familias se considera una reforma, es cuando sabemos que tenemos una urgente necesidad de una insurrección moral”, escribió por su parte el activista Christian Ramirez.

Por si fuera poco, a principios de esta semana, la senadora por California, Kamala Harris solicitó “a Kirstjen Nielsen que renunciara como Secretaria de Seguridad Nacional, por falta de transparencia y por implementar una política de separación de miles de niños de los padres a lo largo de nuestra frontera.

Sus numerosas declaraciones engañosas, incluida la denegación esta semana de que el gobierno tenía una política de separar a los niños de sus familias en la frontera”.

“Ella ha perdido la confianza del pueblo estadounidense y debe renunciar, y le pido que agregue su voz junto a la mía en esta lucha”, puntualizó.Durante la visita que el 7 de mayo el Procurador General, Jeff Sessions, advirtió que que “los inmigrantes indocumentados que pasen con niños, no solamente serán procesados los adultos, “sino separados, según lo exija la ley”.

Vista aérea de niños durmiendo en el suelo en el centro de detención de McAllen, Texas. Foto-Cortesía: Telemundo 20.