Causa indignación, video que muestra a niños dentro de una jaula en Texas, provoca rechazo de Comisionado de la ONU

Vista aérea de niños durmiendo en el suelo en el centro de detención de McAllen, Texas. Foto-Cortesía: Telemundo 20.

SAN DIEGO.- El arresto y separación de los padres de familia, de los niños,  en la anunciada política de “cero tolerancia” hizo crisis y causó indignación, luego de la divulgación de un revelador video liberado por el CBP, de un Centro de Detención de McAllen, Texas.

En el mismo se oyen llantos de pequeños (encerrados en una jaula) y a un agente fronterizo al que se le escucha claramente decir, en tono de burla: “Bien, nosotros tenemos una orquesta aquí, correcto? Y a otro niño clamando: “¡Quiero que venga mi tía y me lleve a su casa!”.

Un día antes de que se revelara el  mencionado video, un grupo de congresistas demócratas encabezado por la líder Nancy Pelosi y los senadores Juan Vargas y Susan Davis, hicieron un recorrido en el centro de Detención de Otay Mesa, mientras en esta frontera se iniciaron los trabajos de la reposición en 40 millas de valla fronteriza.

Les “causarán daño”

“Los Estados Unidos deberían tener una política de cero tolerancia para el inmoral trato a los niños; somos una nación de valores…y esta política no son consistentes con nuestros valores…Yo puedo decir que el profundo trauma que estos niños están experimentado, causarán daño  inmediato y a largo plazo a ellos”, declaró la congresista Susan Davis, quien asistió al recorrido efectuado dentro de las instalaciones del Centro de Detención de Otay Mesa y la Estación de la Patrulla Fronteriza en Brownfield. 

“Detengan esta política inhumana y bárbara”

Por su parte, la líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en la visita efectuada la mañana del lunes 18 de junio a un centro de detención de San Diego en la frontera con México y envió un mensaje claro al Presidente:

“Detengan esta política inhumana y bárbara, rescindan sus acciones, asuman la responsabilidad”, dijo Pelosi en una conferencia de prensa el mediodía. Ella se unió al podio por el Representante Juan Vargas, la Representante Judy Chu, el Representante Lou Correa, la Representante Michelle Lujan Grisham y otros.

El congresista Juan Vargas, quien encabezó la caravana de más de una decena de congresistas de visita en California indicó que “La política de separación familiar de la Administración Trump es una afrenta a los valores que representa América”.

Dijo en el mismo sentido que “sacar a los niños de los brazos de sus padres, que huyen de la violencia y buscar seguridad en la frontera es cruel, inhumano y antiamericano. Es vergonzoso que las políticas antiinmigrantes de esta Administración hayan llegado a esto”.

En los centros de detención de inmigrantes, los miembros del Congreso hablaron con mujeres, hombres y niños y fueron testigos de las condiciones en las que viven mientras están detenidos.

“Política inmoral”

“Ningún niño debería tener que soportar lo que estos niños están experimentando, y a  ningún padre deberían quitarle de los brazos a sus hijos”, dijo el representante Juan Vargas.

Y agregó: “El presidente Trump puso en práctica esta política inmoral, tiene el poder de poner fin a esta política, y debería hacerlo”.

De acuerdo con cifras oficiales, al menos 2,700 niños han sido separados de sus familias y datos ofrecidos por el Departamento de Seguridad Nacional indican que del 19 de abril al 31 de mayo, 1995 niños habían sido separados de sus padres, en la frontera Estados Unidos-México.

“Están siendo utilizados”

Sin embargo, en  su cuenta de ‘Twitter’ el presidente Donald Trump escribió: “Los niños están siendo utilizados por algunos de los peores criminales en la tierra, como un medio para ingresar a nuestro país. ¿Alguien ha estado mirando el crimen que está ocurriendo al sur de la frontera? Es histórico, con algunos países son los lugares más peligrosos del mundo. No va a suceder en los Estados Unidos”.

Mientras la ex primera dama, Laura Bush, comparó los centros de detención con los campos de concentración nazi, Kirstjen Nielsen salió en defensa de los mismos y aseguró que con estas medidas sólo se busca que no haya “más anarquía”.

“Ahora es la mejor oportunidad que tiene el Congreso para cambiar las leyes ridículas y obsoletas sobre inmigración. Hazlo, siempre teniendo en cuenta que debemos tener una fuerte seguridad fronteriza. Siempre debemos arrestar a las personas que ingresan ilegalmente a nuestro país…Ustedes deben ver la muerte y destrucción causada por la gente que viene a este país”, escribió.

Los datos fríos

Y añadió: “De los 12,000 niños, sus padres envían a 10,000 en un viaje muy peligroso, y sólo 2000 están con sus padres, muchos de los cuales han tratado de ingresar ilegalmente a nuestro país en numerosas ocasiones. Los demócratas son el problema No les importa el crimen y quieren que los inmigrantes ilegales, sin importar qué tan malos sean, derramen e infesten a nuestro país, como MS-13. No pueden ganar con sus terribles políticas, ¡así que las ven como posibles votantes!”.

“Las políticas de cero tolerancia significa cero humanidad y cero sentido común”, consideró Jeff Merkley, Senador por Oregon, quien dijo que Trump busca “usar este sufrimiento humano como ficha de negociación frente al Congreso de Estados Unidos.

Una opinión similar virtió Adam Bennet Schiff,  Representante del Distrito 28 de California y miembro del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

“Los niños no deben ser separados de sus familias por su estatus migratorio”, afirmó por su lado Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, en coincidencia con el rechazo del Alto Comisionado de la ONU, Zeid Rá ad al Hussein, hacia esta política de inmigración anunciada desde principios de año  y ratificada en su reciente visita a San Diego por el Procurador General, Jeff Sessions.