“Al aislamiento” comercial, parece apostar el Presidente Trump, consideran mandatarios durante la Cumbre G-7

0
92
Los integrantes del grupo de los 7 (países industrializados) en la ciudad de Malbaie, perteneciente a la Provincia de Quebec, Canadá. Foto-Cortesía: El Periódico.com, Saul Loeb.

QUEBEC, CANADA.- El futuro comercial para el gobierno y empresas de Estados Unidos parece enfrentarse a uno de los riesgos mayores de las últimas décadas, a raíz de la nueva filosofía nacionalista y proteccionista sustentada en la premisa de “América Primero” y que es impulsada por el presidente Donald Trump, desde su arribo a la Casa Blanca.

Primero fue el gobierno de México el que a raíz de la imposición aranceles, 25% al acero y 10% al aluminio, ha anunciado que, por dicho motivo, iniciará “un proceso de “solución de controversias al amparo de la Organización Mundial de Comercio (OMC”.

Ahora el escenario de rechazo a la política económica internacional que aplica el gobierno estadounidense se trasladó a la Cumbre Económica G-7 efectuada en Quebec, Canadá, el viernes 8 y sábado 9 de junio, y que reunió a los primeros ministros de Canadá, Francia, Alemania, Japón, Reino Unido, Italia y Estados Unidos.

Posturas encontradas

Pero la respuesta no se hizo esperar, el primer ministro francés Emmanuel Macron anticipó que del contenido sobre las conversaciones privadas que sostuvo con Trump, antes del inicio de la Cumbre, valía más no mencionar, porque sería tanto como contarle al público “de que están hechas las salchichas, lo que desacreditaría a la cuestionable calidad de ese producto (elaborado con sobrantes de todo tipo de carnes).

Aunque Macron y Trump se habían reunido en Washington, D.C., en términos idílicos, hoy su relación dista mucho de la pasada, quien dijo que si bien Estados Unidos sigue siendo una gran potencia económica, el presidente estadounidense pareciera apostar, con la imposición de altos impuestos al acero y el aluminio, al aislamiento internacional.

Es sabido que el presidente Donald Trump ha anticipado una eventual salida del Tratado de Libre Comercio para el Norte de América, en el que participan EU, Canadá y México y sus desacuerdos con China y países de la Unión Económica Europea, por lo que llama competencia desleal y políticas de dumping en contra de su país, además de que el mandatario estadounidense ya ha insinuado que el siguiente ‘objetivo’ podrían ser los autos fabricados en Europa.

La respuesta

Pero el presidente Trump, como en otras ocasiones no se quedó sin responder y en su cuenta de Twitter escribió:

“¿Por qué la Unión Europea y Canadá no están informando al público de que durante años han utilizado aranceles comerciales masivos y barreras comerciales no monetarias contra los Estados Unidos. Totalmente injustas para nuestros agricultores, trabajadores y empresas? ¡Elimine sus aranceles y barreras o lo igualaremos!”.

En alusión al anfitrión de la Cumbre, Justin Trudeau ‘twitteó’: “El primer ministro Trudeau se indigna tanto, menciona la relación que Estados Unidos Y Canadá tuvieron durante muchos años y todo tipo de otras cosas … pero no menciona el hecho de que nos cobran hasta un 300% en productos lácteos – que lastima a nuestros agricultores, matando a nuestra agricultura!”

Y remata: “Dígales al primer ministro Trudeau y al presidente Macron que están cobrando los aranceles masivos de los Estados Unidos. Y crean barreras no monetarias. El superávit comercial de la Unión Europea con los Estados Unidos es de $ 151 mil millones, y Canadá mantiene alejados a nuestros agricultores y otro. Espero verlos mañana”.

Vale hacer mención que el único apoyo abierto hacia la decisión de gravar con altos aranceles el acero y el aluminio es el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, pero la primera ministra alemana, Angela Merkel, no aprueba dicha política comercial.

Otro hecho es que el presidente Donald Trump aboga porque se le quite ‘el castigo’ y readmita a Rusia, expulsado del G-7 hace cuatro años, como represalia, por su intervención militar en Ucrania y la anexión de Crimea y el enojo de los países europeos por la decisión del gobierno de Estados Unidos de no apoyar La Cumbre de Paris y los compromisos adoptados sobre El Cambio Climático.