Meghan la conflictiva, parece que no hay quien aguante el carácter de la esposa del príncipe Harry

El enfrentamiento entre las cuñadas Meghan y Kate ocasionó la mudanza de los duques de Sussex. Foto: Usatoday.com

SAN DIEGO.- A Meghan Markle le está costando trabajo dejar su condición de plebeya. Desde que ingresó a la realeza inglesa al casarse con el príncipe Harry se ha visto envuelta en una serie de circunstancias que incomodan su entorno.

Parece que su carácter rebelde no está compaginando con su nueva condición de duquesa de Sussex. Rumores sobre sus berrinches con los miembros de la corona no abonan en nada a su reputación.

- Advertisement -

Fuentes de palacio dicen que el personal de servicio de la familia real británica está disgustada por la actitud “dictatorial” que muestra la duquesa.

Apenas hace unas semanas le renunció un asistente y ya ha recibido el aviso de la secretaria personal de los Duques de Sussex en el sentido de que también abandonará el barco a principios de año.

Se trata de Samantha Cohen, quien presentó su renuncia al servicio del Palacio de Kensington tras casi dos décadas en servicio. La mujer de cincuenta años está considerada como una de las colaboradoras de mayor confianza de la reina Elizabeth quien la nombró Capitana de la Orden Real Victoriana en 2016.

Samantha venía prestando sus servicios de manera temporal a Harry y Meghan cuando Edward Lane Fox dejó el puesto este verano tras cinco años de servicio.

No obstante que el duque Harry le ha pedido que considere permanecer en el puesto, Cohen está determinada a irse en 2019.

Por lo que se ve, mantener el ritmo y el estilo de Meghan choca con la forma de trabajar de los empleados de la corona. Al parecer, la duquesa suele levantarse a las 4:30 para hacer yoga y envía correos electrónicos y peticiones a su personal a las cinco de la mañana.

Los problemas públicos de Meghan vienen de lejos. La tensión entre ella y su padre, Thomas, es un hecho conocido. La esposa del príncipe Harry tuvo que enfrentarse desde antes de casarse a numerosas polémicas ligadas a su familia.

Además de sufrir críticas por parte de su hermana, tuvo que soportar los comentarios de su padre quien se ha convertido en el blanco de las críticas.

“Estoy muy dolido con ella porque me ignora por completo”, ha expresado su padre.

Al principio, los desaires de Meghan al protocolo real fueron bien recibidos por la opinión pública. Se le vio como una mujer progresista dispuesta a desafiar reglas acartonadas fuera de época. Pero son los desplantes de su carácter los que están propiciando que la gente procure mantenerse alejada de ella. Y eso incluye a sus cuñados el príncipe William y Kate Middleton.

Apenas el mes pasado, el palacio de Kensington informó que Meghan y Harry, se mudarán en 2019 a una casa ubicada en los terrenos del castillo de Windsor, después de vivir este año en un chalet próximo a Kensington, donde tienen la residencia oficial los duques de Cambridge, William y Kate. Esto no hizo más que avivar los rumores sobre el duelo entre cuñadas.

Las tensiones entre Meghan y sus nuevos parientes reales comenzaron desde el día de la boda cuando, alegando malos olores, quiso poner ambientadores en la capilla de San Jorge y la reina se negó.

Fuentes cercanas a la familia real revelaron que el entorno de la reina hizo saber a Meghan Markle que esa capilla se usa por los reyes de Inglaterra desde el año 1475 y que si fue lo suficientemente buena para ellos, también lo debía ser para ella.

Es un lugar que ha sido escenario de bodas reales, funerales e incluso acoge la Cripta Real y nunca se había hecho ninguna propuesta de ese tipo.