Un final feliz, el caso de la pequeña Nora constituye un éxito más del personal médico de UC San Diego Health

0
53
Nora en compañía de sus padres y su hermanita de siete años. Foto: UCSD Health.

SAN DIEGO.- Cuando Nora nació, con apenas 23 semanas de gestación, pesaba menos de un kilo. Su hermana gemela no había logrado sobrevivir al parto. Fue un día “aterrador” recuerda su madre Amy Masterson.

La pequeña sobreviviente debió permanecer hospitalizada 203 días y experimentar cinco cirugías.

Nora ha vuelto nuevamente al hospital, pero esta vez iba feliz porque participaba en el picnic anual del UCSD Health donde tuvo la oportunidad de convivir con otros pequeños de vivieron experiencias similares y con el personal médico que les salvó la vida.

El evento se llevó a cabo en el Jacobs Medical Center de UC San Diego Health, un centro hospitalario reconocido nacionalmente que cuenta con instalaciones especiales para atender situaciones de emergencia en los recién nacidos.

Los niños participaron en diversos juegos y comieron golosinas en compañía de sus familias y de las enfermeras y doctores del hospital, entre ellos el jefe de la unidad de neonatología, Laurence Prince, la administradora de enfermería, Jacki Iseri y el decano de asuntos clínicos, Thomas Moore.

Los padres de los pequeños “graduados” tuvieron las ocasión de compartir sus experiencias. Amy Masterson recordó el día que fue sometida a una cesárea de emergencia para tratar de salvar la vida de sus gemelas.

“Estábamos devastados y con el corazón roto. Estábamos de luto por una hija, pero tuvimos que seguir luchando por nuestra otra niña, Nora. Era tan pequeña y frágil y estaba conectada a todo tipo de monitores. El sólo tocarla o abrazarla nos ponía nerviosos porque no querías hacerle daño”, recuerda.

Masterson comentó que fue el trato compasivo del equipo médico de la unidad de cuidados intensivos neonatales lo que le ayudó a ella y a su esposo hacer menos difícil aquellos momentos.

“Realmente nos involucraron en el cuidado de Nora, nos enseñaron cómo interactuar con nuestro recién nacida y respondieron a las millones de preguntas que les hacíamos”.

Tras seis meses hospitalizada, Nora fue dada de alta y finalmente pudo conocer a su hermana de siete años, Violet, que la estaba esperando en su casa.