“Sin mi consentimiento”, afirma haber sido enrolado en Medicare, Plan B, ex empleado retirado de la Fuerza Aérea de EU

Juan Avila muestra un recibo de cobro por parte de la compañía de seguros “Humana”. Foto: Horacio Rentería/El Latino SD.

SAN DIEGO.- Don Juan Ávila es un ex empleado que a sus 75 años de edad cumplidos todavía viene batallando con su retiro.

Y es que este ex trabajador, quien trabajara en Mantenimiento de Torres de Vuelo en la Fuerza Aérea de Estados Unidos durante la Guerra del Golfo en la década de los 90, en visita a las oficinas de El Latino San Diego afirmó que es improcedente que le sigan cobrando por concepto de Medicare Parte B, cuando nunca ha utilizado este servicio.

- Advertisement -

Indicó que se retiró cuando tenía 62 años (conocido como Retiro Temprano) y aunque él tiene documentos firmados del Medicare, Parte B, que es el relacionado con los medicamentos, donde prueba que no aceptó el servicio, al año empezó a recibir cobros y fue inscrito, sin contar con su consentimiento, con la empresa Humana, que le está haciendo estos cobros.

¿Usted está actualmente utilizado estos servicios médicos o medicamentos?, le preguntamos. “No, no los estoy utilizando, no he querido tener ningún servicio de ninguna clase”.

Cuando se le preguntó si el cobro que se le hace no se debe al hecho de haber salido y vivido en México, su respuesta fue directa: “No, porque yo soy ciudadano estadounidense por naturalización y nacido en México y  puedo salir del país cuando desee”.

“Me enrolaron en el Plan B y me cobraron 100 dólares y feria mensuales y los pagaba, pero si yo estaba en México los suspendía y no es obligatorio, aunque alguna gente así se lo hacen creer; ahora me siguen cobrando $25 y yo lo que quiero es que se pare esto”, dijo.

Ávila, quien agregó que aunque ha acudido a las oficinas como el Departamento del Seguro Social o el Departamento de Salud de San Ysidro, “nadie me quiere recibir y lejos de resolver mi  problema, lo que quiere es venderme un seguro médico”.

Ejemplificó que una pasada visita a una agencia de salud “me sentía orgulloso, entonces, de que me recibiera la Supervisora de Trabajo Social, pues me dijo que me iba a ayudar y yo me lo creí, pero lo único que hizo fue recibir toda mi información y luego venderme un seguro médico de $135 para mí y otros $135 por mi esposa, más $135 de multas por no haberme enrolado”.

“Según ellos te están ayudando, pero en realidad te están vendiendo un seguro médico. Todo está en manos de agencias, ahorita y aunque te lo disfrazan como un beneficio social, en realidad es un servicio privado”, consideró Juan Ávila.

El entrevistado añadió que de por si el retiro que cubre la oficina del seguro social cada vez es más raquítico y está muy lejos de cubrir las necesidades básicas mínimas que requiere un trabajador de bajos ingresos en Estados Unidos (como son renta de vivienda, comprar casa, tener tu automóvil y pagar las facturas de los servicios y medicamentos), y este tipo de cobros le complica la vida a los empleados retirados.

“Yo simplemente le advertí a una empleada de Humana que si toca mi dinero de pensión, demando a la compañía”, advirtió molesto Ávila.

Al término de la entrevista, Juan Ávila acudió ante el Agente de Seguros Alejandro López, de la compañía LM Insurance Services, que tiene su oficina sobre la H, a un costado de San Diego Trolley, y sobre quien, dijo, le informó que no aparecía enrolado en el Plan Medicare B, y por lo tanto, no tendría que pagar este servicio.

“He llamado muchas veces a Humana”, dijo, “pero la respuesta de ellos es que no saben nada, pero que tengo que pagar”.

“Siento que violaron mis derechos Medicare y Humana, porque yo soy elo que decide que quiero y que no quiero”, escribió en una carta de la cual entregó copia al reportero.