Cambio extraordinario en el tratamiento a adicción a drogas en Tijuana, con la nueva Unidad del Hospital de Salud Mental

0
38
Doctora Ángeles Gutiérrez, Especialista en Adicciones en el Área de Psciología.

TIJUANA.- Hace poco más de una década, la adicción causada por el abuso a la adicción a las drogas era, la mayor de las veces, causa irreversible de muerte o con el mejor de los casos, las personas que lograban sobrevivir quedaban con graves secuelas físicas o mentales, u ambas.

Y en especial la frontera de Tijuana, considerada una de las ciudades que tradicionalmente ha sido un puente de paso para las drogas, requería urgentemente de disponer de instalaciones apropiadas y profesionales capacitados para hacer frente a este problema social.

Por ello resulta de gran importancia la puesta en marcha la Unidad de Tratamiento en Adicciones en el Hospital de Salud Mental de Tijuana.

Valoración previa

Entrevistada por sobre la misma, la Doctora Ángeles Gutiérrez, Especialista en Adicciones en el Área de Psicología, indicó que “cuando un candidato ingresa, o o es candidato a ingresar, se le hace una valoración por un Médico General, quien determina si es candidato o no para su ingreso”.

Durante un recorrido efectuado a las modernas instalaciones se puede observar que la unidad cuenta, además del área de ingreso, donde se encuentra el médico encargado de la valoración, se dispone de 3 consultorios, dos para la Atención a la Terapia Individual y uno para Terapia Familiar.

Equipo

multidisciplinario

Señaló quede  hecho, los participantes –nombre con el que se conoce e identifica a los pacientes una vez que han ingresado- son evaluados con un equipo profesional -multidisciplinario integrado por el Médico General, un Médico Psiquiatra, un Psicólogo Individual , un Terapeuta Familiar, Enfermera y una Nutrióloga (o).

Respecto a la importancia de esta última, la  Doctora Gutiérrez indicó que “cuando (los Participantes) llegan con problemas de adicción, dependiendo de la sustancia, vienen con muy bajo peso, deshidratados, o a la inversa, con sobrepeso; entonces la Nutrióloga se integra al equipo para recomendar una dieta adecuada.

El equipo de Enfermería también es parte fundamental porque hay un acompañamiento durante las 24 horas, nunca están solos, precisó.

En el recorrido se constató que existen dos dormitorios, uno para hombres y otro para mujeres, que consta cada uno de ellos de 15 camas, dispuestas para recibir a los o las Participantes.

Agregó que “es un modelo completamente profesional, pues tienen un preparador físico, que es licenciado en actividad Física; una Maestra de Yoga, que también tiene licenciatura, Licenciada en Terapia, etcétera, son especialistas”.

“Todos nos reunimos para evaluar caso por caso y aplicar la primera etapa que es estabilizarlo física y químicamente y después de ahí viene la segunda etapa, donde ya se busca integrarlo a la familia y que el Participante pueda entender cuáles son los problemas que lo han llevado a la situación en la que se encuentra”, explicó.

Una etapa crucial

Reconoció que la segunda etapa, conocida como reestructuración cognitiva es la más difícil, porque en ella la persona debe reestructurar los pensamientos y las emociones para generar el cambio que requiere para vencer a la adicción a las drogas.

En el recorrido se pudo observar la funcionalidad del área física o deportes y de entretenimiento, dos actividades que los Participantes deben tomar, dijo, en forma obligatoria, puesto que lo requieren para poder cumplir con el tratamiento.

Vigilan apego

al tratamiento

Aunque tiene un año de funcionar, la Unidad de Tratamiento en Adicciones, “si, por ejemplo, al día de hoy la persona no está consumiendo , no podemos adelantar que es un caso de éxito, porque tiene que pasar más tiempo y ver la evolución. Lo que si se ve, y lo que estamos ahora midiendo, es el apego al tratamiento”, aclaró la Profesional en Adicciones en el Área de Psicología, Egresada de CESUN Universidad.

El mensaje clave:

Al preguntarle, por último que mensaje daría a los familiares de las personas que enfrentan adicción y que frecuentemente es ocultado por vergüenza o tabú, dijo:

“No sólo a las familias que tienen miembros adictos sino a la sociedad en general, debe entender que esta es una enfermedad como la diabetes o cualquier otra; el mensaje más que nada es generar conciencia y dejar de estigmatizar la palabra adicto. Al final, son seres humanos que sufren, porque si es sufrimiento físico, mental, espiritual y emocional y que lleva de la mano a terceras personas”, concluyó la entrevistada.