Vence la adversidad y ayuda a otros, practica el surfeo y sirve de ejemplo a personas minusválidas

0
4

SAN DIEGO.- A los 17 años de edad, Alejandro Fernández sufrió un accidente automovilístico que lo dejó cuadrapléjico por una lesión en la médula espinal. Hoy en día es un ejemplo de superación personal y ayuda a sus semejantes a mejorar sus condiciones de vida.

El 24 de abril del 2001 Alejandro viajaba, sin el cinturón de seguridad puesto, en el asiento trasero del carro de un amigo que chocó contra un poste de luz.

“Ese día mi vida cambió 180 grados”, recuerda el entonces estudiante de Bonita Vista High School.

Dijo que al principio le fue muy difícil encarar el proceso de rehabilitación pero salió adelante con el apoyo de su mamá Rosa, su hermana Mildret y sus amigos.

Después de su recuperación, Fernández ingresó al colegio Southwestern en Chula Vista y posteriormente a la Universidad Estatal de San Diego donde obtuvo una licenciatura en psicología y una maestría como consejero en rehabilitación.

A sus 33 años, Alejandro es consejero vocacional del departamento de rehabilitación para el estado de California. Se desempeña buscando empleos a minusválidos y aconseja sobre la prevención de lesiones y la importancia de usar el cinturón de seguridad.

También es voluntario y mentor en el hospital Sharp Rehab Center en La Mesa y ayuda en la rehabilitación de pacientes con lesión de médula.

Alejandro dijo conmovido que nunca imaginó trabajar en lo que hace actualmente pero que esto le da la oportunidad de proporcionar bienestar a personas que realmente necesitan ayuda.

Antes del accidente, él quería ser un profesional del basquetbol. A pesar de que la vida le tenía otro plan, trata de mantenerse activo practicando deportes y uno de ellos es surfear en las olas de La Jolla.

Alejandro participó por tercer año consecutivo en They Will Surf Again, programa de la fundación Life Rolls On, que ayuda a concientizar sobre lesiones de médula espinal y conseguir fondos para su investigación.

Alrededor de 100 adultos y niños con parálisis cerebral y esclerosis múltiple se reúnen cada verano en la playa para divertirse surfeando.

Sharp invitó a Alejandro a participar en el programa. Él estaba indeciso porque “nunca había surfeado, nunca me había metido a la alberca y no sabía si podía nadar”.

“He hecho amigos en el surfeo y los invito a que vayan y conozcan cómo vive una persona con discapacidad”, expresó Fernández.

Alejandro quiere practicar otros deportes, viajar y seguir creciendo profesionalmente.

Michelle Salazar

Ellatinoonline.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.