Desmantelan DACA, se haría en forma gradual; el congreso continuará o modificará el programa en los próximos 6 meses

0
4

La administración del presidente Donald Trump comenzó a desmantelar gradualmente el programa de Acción Diferida o DACA mediante varios pasos.

El anuncio oficial lo encargó Trump al procurador general, Jeff Sessions, quien declaró que el programa fue un “ejercicio inconstitucional de la autoridad por parte del poder ejecutivo” del ex presidente Barack Obama para apoyar a los jóvenes que llegaron al país cuando eran niños y consideran a Estados Unidos como su nación.

“No podemos admitir a todos los que quieran venir”, declaró categórico Sessions.

Este es el nuevo panorama para los dreamers:

Quienes no se inscribieron hasta antes de este martes, 5 de septiembre, ya no podrán hacerlo.

Para quienes el permiso de dos años expira entre esta semana y el 5 de marzo próximo, la administración permite que renueven la protección contra deportaciones por dos años más, a condición de que soliciten la extensión antes del 5 de octubre.

Para los demás, la protección contra deportaciones termina el 5 de marzo.

La administración Trump pasó la responsabilidad de terminar, continuar o modificar el programa al congreso en los próximos seis meses. Si el congreso falla en alcanzar un acuerdo, el programa que beneficia hasta a 40 mil jóvenes en el condado de San Diego terminará.

Si eso sucede, en el condado de San Diego quedarían sin protección unos mil 600 mensualmente cuando el programa concluya completamente en marzo del 2020.

Una abogada de migración que al mismo tiempo es dreamer de San Diego, Dulce García, declaró en conferencia y luego en entrevista sentirse “indignada por esta administración, que se escondió detrás del congreso para atacar cobardemente a los jóvenes”.

García, quien estudió en UCSD con postgrado en Ohio, declaró que contrario a lo que dijo Sessions, “estudié mi carrera sin recibir un solo dólar del gobierno federal”.

La joven abogada dijo sentirse indignada de que después de vivir 28 años en el país y de querer contribuir a la sociedad, ahora posiblemente “tenga que dejar mi casa”.

La directora de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) Gloria Chávez Thompson, comentó por su parte que “esto ya lo veíamos venir, así que no nos sorprende, pero no nos deja de doler, nos enoja, nos frustra”.

La defensora de los derechos civiles en los condados de San Diego e Imperial dijo que las historias de los jóvenes soñadores “me recuerda que estamos en esto juntos, y me inspira a que aprovechemos el momento para construir sobre nuestra comunidad y para fortalecernos”.

Itzel Guillen la joven soñadora que ha ayudado a miles de dreamers a inscribirse en el programa de DACA en San Diego opinó que “esta administración es cruel y carente de corazón”.

“Mi vida y las de 40 mil jóvenes en San Diego se verán devastadas”, dijo.

El también dreamer Jesús Méndez instó a los demás jóvenes a “no dejarse llevar por el temor, por la incertidumbre, por incómodo que sea, conserven la esperanza, el amor, la determinación en nuestro ser”, porque, aseguró, “vamos a salir de esto juntos”.

El programa tiene inscritos a 790 mil jóvenes soñadores, de los cuales 622 mil 170 –o el 79 por ciento– son mexicanos, informó a El Latino el Centro de Investigaciones Pew.

La mayoría de los dreamers vive en California, con 223 mil jóvenes, seguido de Texas con la mitad de los que hay en California.

El congresista Scott Peters dijo en San Diego que sería “una crueldad impresionante” que la administración Trump concluya el programa, y protetió “pelear con todo por los jóvenes dreamers”.

La asambleísta Lorena González dijo tener “el corazón destrozado por los cientos de miles de personas que ahora están obligadas a hacer frente a esta pesadilla”.

Si la administración Trump llega a suspender completamente el programa, cada mes se quedarán nuevamente indocumentados unos 30 mil jóvenes soñadores, entre ellos 23 mil 700 mexicanos, de acuerdo con cálculos de un grupo que dirige Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook.

Ese grupo encontró que terminar con DACA tendrá un impacto mayor en la economía estadunidense, pues 91 por ciento de los dreamers está actualmente empleado.

Se trata de puestos en su mayoría para jóvenes profesionales, no ligados a manufactura o al campo.

Otro estudio, el del Center for American Progress, advirtió que terminar con el programa de los jóvenes soñadores se traducirá en una pérdida de 433 mil millones de dólares en los próximos diez años.

Tan sólo en California, se perderían 188 mil puestos de trabajo, lo que se traduce en pérdidas por 11 mil 300 millones de dólares al año; en Texas las pérdidas serían por seis mil cien millones de dólares anuales, de acuerdo con ese centro.

El programa se creó mediante una orden ejecutiva del expresidente Barack Obama en 2012 para permitir que los jóvenes indocumentados que llegaron al país cuando eran niños, en compañía de sus padres, puedan permanecer legal y temporalmente en el país, con permisos renovables por dos años.

El mandatario giró la orden al reconocer que son jóvenes que crecieron en Estados Unidos, el país que consideran suyo y el único que en realidad conocen.

Manuel Ocaño

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.