Espía redes sociales; el gobierno federal autorizado para revisar a los inmigrantes, a partir de la segunda quincena de octubre

0
9

El gobierno de Estados Unidos quedó autorizado para husmear este miércoles las redes sociales de todos los inmigrantes, incluidos los naturalizados estadunidenses, ante preocupaciones de abogados que piensan que se pueden recabar datos con intenciones aun sin aclarar.

Esta semana entró en vigor la ley Acta de Privacidad con la que las autoridades federales, incluidas las fronterizas, quedan autorizadas para revisar las cuentas en redes sociales de visitantes con visa, residentes legales en Estados Unidos e incluso de inmigrantes que adquirieron la ciudadanía estadunidense.

La ley se enfoca en decenas de millones de personas que no son nativos estadunidenses. Son 43.7 millones de inmigrantes, de acuerdo con un cálculo de esta semana del Centro para Estudios de Inmigración (CIS).

La revisión es para cuentas como Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest, y resultados de búsquedas en máquinas cibernéticas como Google y Bing.

Las autoridades también quieren conocer los alias e incluso los apodos, o modos en que se conoce por afecto a las personas no nacidas en el país.

Pero el que la revisión se extienda sólo a quienes no nacieron en Estados Unidos es una parte de la inquietud de abogados; la otra es que ninguna autoridad precisa para qué quiere el gobierno recabar la información.

El abogado Faiz Shakir, director político de la Unión Americana de Libertades Civiles (Aclu) declaró que la nueva medida “deja en claro que el gobierno tiene la intención de retener la información de las redes sociales para mantener archivos sobre lo que opina un gran grupo de personas” de ascendencia extranjera.

“Sin duda, esto tendría un efecto escalofriante en la libertad de expresión que se expresa todos los días en las redes sociales”, agregó.

Hasta ahora el gobierno de Estados Unidos exigía claves y accesos a redes sociales de algunos solicitantes de vida en consulados y embajadas, pero no a todos sino a discreción de funcionarios de los departamentos de visas.

Fuera de esa circunstancia, también se exigía mostrar redes sociales a mexicanos residentes de la frontera cuando cruzaban a Estados Unidos con visa láser (una identificación regional) y solicitaban un permiso para ingresar más allá de los primeros 40 kilómetros de la frontera.

Ahora sin embargo las potenciales revisiones son para todos los inmigrantes.

El Departamento de Seguridad Interior (HSD) informó a mediados de septiembre que ahora comenzaría ese tipo de revisiones, pero el aviso pasó casi desapercibido en el Registro Federal o diario oficial.

Cuando organizaciones civiles que promueven las libertades civiles se enteraron, faltaban apenas unas dos semanas para que la medida entrara en vigor en todo el país, garitas, puertos y aeropuertos.

“Nosotros vemos esto como parte de un proceso más amplio de vigilancia de alta tecnología de inmigrantes y a sus contactos en redes sociales”, dijo el abogado Adam Schwartz, de la Fundación Frontera Electrónica.

“En el Departamento de Seguridad Nacional hay una creciente tendencia a husmear en las redes sociales de inmigrantes y extranjeros y creemos que es una invasión de la privacidad y disuade la libertad de expresión”, agregó.

Las autoridades federales comenzaron a revisar algunas cuentas de redes sociales luego de un ataque re un matrimonio de terroristas en diciembre del 2015 a un centro de salud en San Bernardino, donde murieron 22 personas y por lo menos otras 16 resultaron heridas.

La mujer en ese matrimonio había jurado a través de su cuenta de Facebook lealtad a un cabecilla del Estado Islámico poco antes de perpetrar el atentado.

Pero algunas organizaciones han cuestionado que mientras que el gobierno se enfoca en redes sociales de inmigrantes que nada tienen que ver con el terrorismo, ignora deliberadamente que los fusiles de asalto y armas cortas automáticas empleadas en el atentado en San Bernardino se habían venido legalmente en San Diego y San Bernardino.

“Este es otro ejemplo de cómo el gobierno cambia los protocolos de seguridad basados en un incidente anterior , que imponer un costo enorme y que es de dudoso valor para el futuro”, a toda una comunidad inmigrante, comentó el abogado Alex Norwasteh del Centro para la Libertad y la Prosperidad estadunidenses.

Por ahora solo se conocen algunos casos de represalias por lo que algunas personas han dicho en redes sociales.

Por ejemplo, un hombre que vive en Tijuana había mencionado el año pasado algo sobre trabajar en una panadería y al cruzar la frontera y someter su teléfono inteligente a revisión, el inspector determinó erróneamente que el visitante trabajaba ilegalmente en la ciudad de El Cajón y canceló los documentos del tijuanense, cuando en realidad todo se basó en un supuesto.

Ahora el HSD advierte que a los extranjeros que rechacen que se les revisen redes sociales y resultados de búsquedas la red mundial se les podría negar la entrada al país, pero no hay mención de potenciales sanciones para los residentes legales y los ciudadanos estadunidenses.

Pedro Ríos, el director del Proyecto Fronterizo del Comité de Servicios Amigos Americanos en San Diego, dirige un proyecto para reunir quejas y denuncias por abusos por parte de autoridades fronterizas y piensa que la comunidad de decenas de miles de personas que a diario cruzan la frontera desde México encontrará formas creativas.

Tan solo por la garita de San Ysidro en San Diego diariamente cruzan de Tijuana a California hasta 50 mil conductores y unos 30 mil peatones, casi ninguna de esas personas ha tenido impedimentos o problemas por cruzar la frontera y prefieren permanecer así.

“Hemos escuchado a algunas personas que dicen que sería mejor usar dos teléfonos celulares y reservar uno sin redes sociales para traerlo al cruzar la frontera, pero desconocemos qué tan útil será eso”, dijo Ríos.

Pero enfatizó que “lo que sí deben saber todas las personas es que independientemente de su nacionalidad o condición migratoria, al cruzar las garitas o puertos marítimos o aéreos tienen derechos que deben ser respetados”.

Desde hace años las autoridades fronterizas y aeroportuarias también revisan computadoras portátiles de periodistas y analistas, pero salvo un reciente caso con un ingeniero de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) en un aeropuerto, recientemente no se han mencionado incidentes.

A principios de este año circuló un rumor acerca de que a una mujer de Tijuana que cruzaba a California le habían quitado la visa porque en su celular tenía un meme el presidente Donald Trump, pero Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) aclaró que aunque sí revisa celulares a algunos visitantes, no cancela documentos porque alguien tenga un meme o una foto del mandatario.

Manuel Ocaño

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.