Incertidumbre ante el clima de ansiedad generada en deportaciones a la comunidad inmigrante

0
2

La administración del presidente Donald Trump generó un clima de ansiedad en la comunidad inmigrante al arrestar con irregularidades y deportar de manera expedita a migrantes no peligrosos, y al correr rumores y anuncios de planes aún sin confirmar para deportaciones masivas.

En el condado de San Diego se han confirmado operativos de autoridades de migración en San Ysidro, Otay, Linda Vista, City Heights, Escondido y las carreteras estatales 905 y 78.

Hubo hasta ahora por lo menos seis arrestos confirmados, pero testigos han reportado a organizaciones de derechos de los inmigrantes algunas irregularidades y cambios en procedimientos.

De Escondido fueron deportadas rápidamente dos personas y se les impidió hablar por teléfono cuando estaban detenidas además de que se les dieron a firmar documentos que no entendían.

En City Heights, una de las áreas con mayor concentración de inmigrantes y refugiados, se llevó a cabo un operativo cerca de una escuela a las 3 de la tarde, cuando muchos padres acuden a recoger a sus hijos que a esa hora salen de clases.

Obre la estatal 78 oficiales de la patrulla fronteriza detienen para inspección vehículos que sospechan que pueden transportar indocumentados. Hacen lo mismo en la 905 cl vehículos que se dirigen a salir de California para cruzar a México.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) denunció que durante el primer mes de la administración Trump tuvo reportes de agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que se hacen pasar por policías en ciudades santuario y ciudades que aunque no se declaran santuario sus policías no colaboran con oficiales de migración.

Todo esto mientras se e espera que esta semana el secretario de Seguridad Interior, general John Kelly, presente un plan para deportar tan rápido como sea posible a los indocumentados que sean detenidos tanto en la frontera como al interior del país.

Esas medidas pondrían en riesgo de deportación rápida prácticamente a todos los indocumentados, excepto a los jóvenes soñadores, o beneficiarios de Acción Diferida (DACA), para quienes el presidente Trump todavía no definía una política al cierre de esta edición.

Pero la tensión aumenta por el adelanto de que las autoridades incluso podrían incluso acusar de tráfico de personas a los padre de familia que hayan pagado a coyotes para guiar a sus hijos a través de la frontera.

Esa medida puede afectar tanto a los padres y familiares de unos 155 mil niños centroamericanos que llegaron a la frontera sin compañía de adultos, principalmente en el 2014, como a los padres de los propios jóvenes soñadores.

El director del Comité de Servicios Amigos Americanos, Pedro Ríos, resumió los consejos básicos para todas las personas en riesgo: “primero que nada que conozcan sus derechos, e igualmente importante que cuenten con un plan por si algo llega a ocurrir”.

El condado de San Diego ha reportado menos actividad de oficiales de migración pero la comunidad se encuentra igualmente preocupada porque “estamos viendo un cambio de actitud de las autoridades de migración, con operativos más agresivos, deportaciones más rápidas y detenciones de personas que hasta ahora tendrían derecho a ver a un juez”, dijo Ríos.

Uno de los cambios que se espera que anuncie el secretario Kelly pero que los agentes ya ponen en práctica es la deportación rápida de todos los indocumentados que sean encontrados en el país. Hasta ahora sólo eran deportados rápidamente quienes tenían menos de 14 días en Estados Unidos.

Esa es nada más una de las nuevas medidas de agentes de migración e informaciones sin confirmar oficialmente, que circulan como si fueran rumores de autoridades, desde que el presidente Trump asumió el cargo, el 20 de enero.

Primero en una misma semana detuvieron a 680 indocumentados en zonas urbanas mediante operaciones con máxima visibilidad pero tanto portavoces de agencias federales como el propio general Kelly negaron que hubiera una persecución y calificaron las detenciones de “rutinarias”.

Sin embargo unos días más tarde el propio presidente Trump declaró en mensaje e Twitter que “el desmantelamiento de inmigrantes ilegales es meramente el cumplimiento de mi promesa de campaña”.

Ese mensaje fue emitido poco ante de que el mandatario pidiera en reunión con jefes de policía de todo el país que apoyaran para detener y deportar a indocumentados quienes, dijo, son pandilleros.

Y luego de pedir el apoyo de los policías se filtró un memorándum que menciona como posibilidad –aunque lo desmintió la Casa Blanca y el Departamento de Justicia—el despliegue de cien mil efectivos de la Guardia Nacional para detener indocumentados.

Cuando apenas comenzaba a aclararse que el plan de uso de militares se consideró pero sin aprobarse, surge ahora el anuncio de que esta semana el secretario Kelly dará a conocer planes para detener y deportar rápidamente a más indocumentados.

Uno de los dos memorándums que el secretario Kelly presentará esta semana considera que cualquier indocumentado detenido en el país –excepto los jóvenes soñadores—ha cometido el delito de ingresar ilegalmente a Estados Unidos, y por lo tanto ,enfrenta deportación.

El mismo memorándum autoriza a los agente de la patrulla fronteriza y a los de la oficina de Aduanas e Inmigración (ICE) a deportar de inmediato a todos los indocumentados detenidos.

Hasta ahora la deportación inmediata era sólo para los migrantes que llevaban menos de 14 días en el país. Pero los padres indocumentados con hijos estadunidenses, por ejemplo, podían solicitar audiencia en cortes de migración para exponer sus casos antes de ser deportados.

El memorándum también menciona una contratación de otro diez mil oficiales del ICE en el país. El ICE es la agencia federal encargada de ubicar y detener a indocumentados para su deportación.

Por otra parte, el memorándum también criminaliza a los padres y familiares de unos 155 mil menores de edad que desde el 2014 llegaron a la frontera sin compañía de adultos y luego fueron reunidos en Estados Unidos con sus padres o familiares.

Los adultos que los recibieron podrían enfrentar inclusive cargos pro tráfico humano si pagaron para hacer llegar a los menores.

El memorándum dice que “el director de la ICE y el comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) garantizarán la correcta aplicación de nuestras leyes de inmigración contra aquellos que, directa o indirectamente, faciliten el contrabando o el tráfico de niños extranjeros hacia los Estados Unidos”.

Al mismo tiempo, las autoridades han llevado a cabo detenciones más polémicas y que reflejan cambios en el procedimiento que siguen para detener y deportar a indocumentados.

El arresto y posterior deportación de Arizona de la madre de familia mexicana Guadalupe García de Rayos, quien desde el 2008 se presentaba cada año ante autoridades de migración a renovar un permiso para continuar en el país. García continuaba bajo un indulto durante el periodo de gobierno del expresidente Barack Obama.

Luego la detención del joven mexicano soñador Daniel Ramírez Medina, de 23 años de edad, quien sigue detenido y según oficiales de migración se declaró pandillero.

El abogado de Ramírez Medina aclara que para ser beneficiario del programa de Acción Diferida –para indocumentados que llegaron al país cuando eran niños–, los departamentos de Seguridad y Justicia se han cerciorado de que no tenga antecedentes penales ni vínculos de ninguna clase con organizaciones delictivas.

Esta semana una mujer transgénero, Irvin González, fue arrestada por agentes de migración en una corte de El Paso, Texas, cuando se presentó a pedir una orden de restricción contra su expareja, a quien acusa de violencia conyugal.

Hasta la administración del expresidente Barack Obama, González habría sido acreedora de la visa tipo “U”, para víctimas de abuso y explotación, que le permitiría permanecer en el país.

Sin embargo, esta semana fue deportada a Ciudad Juárez, acusada por su expareja de haber usado un documento falso para conseguir trabajo. Las autoridades no confirmaron si verificaron el uso de un documento falsificado.

También en el condado de San Diego. La semana pasada fue detenida la señora María Robles Rodríguez fuera de su casa en Escondido y deportada a Tijuana rápidamente , sin permitirle llamar por teléfono a un abogado.

De la misma forma fue deportado a Tijuana Silvino Hernández Aguas.

En el vecindario de Linda Vista la patrulla fronteriza detuvo a tres personas y no ha confirmado si fueron deportadas.

También agentes de migración se presentaron en las inmediaciones de una escuela primaria o elemental en la zona de City Heights, donde se concentran por igual inmigrantes latinos, africanos, árabes y asiáticos.

Ante la incertidumbre, algunos consulados mexicanos como los de Nueva York, Los Ángeles y Austin reportan notables incrementos en solicitudes de poderes notariales, pasaportes, apostillados de actas de nacimiento estadunidenses.

En Los Ángeles el cónsul Carlos García de Alba informó que todo el personal de la sede diplomática pasa por un entrenamiento de asuntos legales para orientar a un creciente número de connacionales que buscan servicios y asistencia.

El cónsul reconoció que la comunidad mexicana indocumentada enfrenta “una especie de psicosis” por todos los cambios en materia de migración que han surgido desde que el presidente Trump asumió el cargo.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.