Juan Gabriel el divo eterno

0
3

Hace un año, el mexicano Juan Gabriel falleció, pero su alma y su pasión perduran en los cientos de canciones que dejó a lo largo de una prolífica carrera en la que siempre estuvo entregado a su público. Los frutos de su trayectoria siguen rompiendo fronteras, mientras que su herencia, estimada en más de 100 millones de dólares, divide a sus hijos.

• Luis Alberto, heredero del talento musical de su padre, y Joao, estudiante de Matemáticas y Ciencias de la Computacion, presentaron una demanda para exigir el reparto a partes iguales de la herencia, de unos 100 millones de dólares en inmuebles, a lo que se suma el dinero de las regalías.

•”El mejor legado, a un año de su muerte, sería ver a sus hijos reunidos, aunque parezca imposible. Sabiendo cómo pensaba Él, donde quiera que esté, estaría feliz de verlo”, indica su íntima amiga Silvia Urquidi, en declaraciones a Efe.

• Un año después de su muerte, el artista vive en millones de personas de todas las generaciones que se unen en momentos de tristeza, de amor y desamor para cantar sus canciones. Según la Sociedad de Autores y Compositores de México, Juan Gabriel suena en alguna parte del mundo cada 40 segundos.

Artistas, familiares y amigos ya alistan los homenajes en el primer aniversario luctuoso del máximo exponente mexicano de la música popular, uno en Michoacán, donde Alberto Aguilera nació el 7 de enero de 1950, y otro en la norteña Ciudad Juárez, donde surgió el artista bajo el nombre Juan Gabriel.

El 28 de agosto de 2016 Mexico se sorprendió con la noticia de su muerte a los 66 años en su departamento en Santa Mónica, California (Estados Unidos), dos días después de que ofreciera un concierto en Los Angeles como parte de su gira “México Es Todo”.

Allí entregó por última vez a su público ese “amor eterno e inolvidable” que sentía por su país.

El cuerpo del artista fue incinerado en medio de un gran hermetismo, lo que generó críticas entre los mexicanos, acostumbrados a despedir a sus grandes en ceremonias de cuerpo presente.

Iván Gabriel Aguilera Salas, hijo biológico y heredero universal, dijo que cumplía la voluntad de su padre, aunque Silvia Urquidi, amiga del ‘Divo de Juárez’ durante 26 años, cuenta a Efe que “Èl quería ser enterrado junto a su madre en Parácuaro (Michoacán)î.

La urna con las cenizas del artista fue recibida por miles de seguidores en la fronteriza

Ciudad Juárez (Chihuahua), y unos días después le tocó el turno a la capital mexicana, donde miles de fanáticos se dieron cita en el Palacio de Bellas Artes para darle el último adiós.

DEL INTERNADO AL ESTRELLATO

La historia de Juan Gabriel, quien rompió las barreras de la pobreza para convertirse en el millonario, se quedó grabada en el corazón de muchos mexicanos. Muchos años antes de alzarse como uno de los compositores más reconocidos de su país y de pisar grandes escenarios, Alberto Aguilera fue un niño de origen humilde que tuvo que ser internado porque su madre no podía mantenerlo.

Juan Gabriel, el menor de ocho hermanos, pasó 15 años en un Centro de Mejoramiento Infantil de Ciudad Juárez, donde a los 13 compuso su primera canción. En 1965, debutó en el programa “Noches rancheras”.

A lo largo de su carrera compuso e interpretó temas que marcaron la historia musical de México y América Latina, como “Se me olvidó otra vez”, “Con tu amor”, “Amor eterno” y “Así fue”, logrando moverse con facilidad y talento en varios géneros musicales.

El primer concierto que celebró en el Palacio de Bellas Artes, en 1990, causó gran debate sobre los espacios destinados a la alta y la baja cultura en México, por lo que su éxito arrollador en este escenario marcó un antes y un después sobre la forma de acercarse al arte en el país.

El gusto por los duetos lo demostró desde los inicios de su trayectoria -cuando le acompañaron figuras como Lola Beltrán, “La grande” o Amalia Mendoza, “La tariácuri”- y lo acompañó hasta el final de su carrera.

Con la artista española Rocío Dúrcal construyó una amistad y una complicidad musical que se reflejó en numerosos éxitos y discos.

En 2016, ganó el premio Billboard al mejor álbum latino con “Los Dúo 2”, donde cantó con el colombiano Juanes, la italiana Laura Pausini y el mexicano Vicente Fernández, entre otros. Su éxito llevó al compositor a grabar “Los D˙o 2” en compañía de otros grandes artistas.

Según Silvia Urquidi, Juan Gabriel hacÌa duetos para que “su música se diera a conocer entre la clase media y alta; los hizo con los jóvenes y se llevó el gusto más grande”.

LA HERENCIA

“Juan Gabriel quería dejar un legado musical, mientras que “el reservado” Alberto Aguilera anhelaba una familia numerosa”, señala Urquidi.

“El mejor legado, a un año de su muerte, sería ver a sus hijos reunidos, aunque parezca imposible. Sabiendo cómo pensaba Él, donde quiera que esté, estaría feliz de verlo”, agrega.

Sin embargo, tras la muerte del divo se vislumbró el preludio de la disputa por una millonaria herencia, cuando Iván Gabriel Aguilera Salas negó el acceso al mayor de los ocho hermanos, Alberto Aguilera Jr., para darle el último adiós a su padre en el Palacio de Bellas Artes.

Alberto Aguilera Jr., de 46 años, fue el primero de cuatro hijos adoptados al que dio su apellido con la promesa de ayudar a una amiga. Le sigue Claudia, de 42 años, primogénita biológica del artista.

Junto a su amiga Laura Salas, Juan Gabriel crió a su segundo hijo biológico, Iván Gabriel, de 28 aÒos, y tres más adoptados, Joan Gabriel (27), Hans Gabriel (26) y Jean Gabriel (25).

Dos hijos biológicos más aparecieron tras la muerte del creador del “Noa Noa”: Luis Alberto, de 27 años, y Joao Gabriel, de 23, quienes tuvieron que realizarse pruebas de sangre para corroborar sus lazos.

Luis Alberto, heredero del talento musical de su padre, y Joao, estudiante de Matemáticas y Ciencias de la Computación en California, presentaron una demanda para exigir el reparto a partes iguales de la herencia, de unos 100 millones de dólares en inmuebles, a lo que se suma el dinero de las regalías.

Urquidi llama a respetar las instrucciones del artista, quien nombró heredero universal a Iván por motivos que aún se desconocen, aunque prevalece la duda de por qué un “hombre tan justo” dejó al resto de sus hijos desprotegidos.

UN LEGADO INMORTAL

El ‘Divo de Juárez’ se despidió con “Vestido de etiqueta” (2016), un disco producido por Eduardo Magallanes, uno de sus descubridores en los años setenta del siglo pasado.

Aunque este fue su último trabajo discográfico, el éxito musical continuó más allá de su fallecimiento y sigue palpitante gracias a sus seguidores y a los artistas que ponen voz a sus temas inmortales. Después de su muerte, alcanzó el primer lugar de la lista Global de Youtube y estuvo varias semanas en esa posición.

En noviembre de 2016, el artista se hizo, de forma póstuma, con un reconocimiento que nunca le llegó en vida: el Grammy Latino. Juan Gabriel se adueñó de dos de estos premios, el de mejor álbum vocal pop tradicional y también el de mejor álbum del año, ambos por “Los Dúo 2”.

Asimismo, en la pasada edición de los premios Billboard, el mismo disco le hizo ganador del galardón al mejor artista latino y al mejor álbum latino.

Dos meses después de su muerte fue relanzada “Querido Alberto”, la única biografía autorizada por el cantante, que fue escrita en 1995 por Magallanes. También vio la luz “Juan Gabriel. Un amor eterno”, en el que 28 personalidades, entre ellas Elena Poniatowska y Natalia Lafourcade, comparten sus recuerdos del divo.

Aida Cuevas publicar· el 28 de agosto “Totalmente Juan Gabriel. Volumen II”, un disco que grabó sintiendo “nostalgia”, pero también admiración por un hombre que, asegura en entrevista con Efe, “fue tocado por el dedo de Dios”.

Este álbum, que reúne rancheras, sones, huapangos y boleros rancheros, es la continuación del trabajo que inició en 2013 y que fue un homenaje en vida a Alberto Aguilera.

Tras este, el cantautor le regaló 63 canciones para que hiciera cuatro discos más: “Son seis inéditas y las demás muchos artistas las grabaron, pero él quería escucharlas en mi voz, no me podía negar”, sostiene Cuevas.

Por otro lado, Urquidi comparte que, a doce meses de la ausencia de su gran amigo, su meta es reabrir la casa hogar que el cantante mantuvo abierta en Ciudad Juárez durante casi 30 años.

“Se está deteriorando y con tantos niños huérfanos que deja el narco en la calle o en las drogas, el Gobierno es el único capaz de mantener los gastos de un lugar así, es un objetivo que tengo en lo personal”, relata.

Un año después de su muerte, el artista vive en millones de personas de todas las generaciones que se unen en momentos de tristeza, de amor y desamor para cantar sus canciones.

Según la Sociedad de Autores y Compositores de México, Juan Gabriel suena en alguna parte del mundo cada 40 segundos, cuando alguien reproduce un tema de su autoría.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.