Unos 3.000 motoristas cruzan la frontera

0
7

San Diego (CA)- Más de 3.000 motoristas viajaron las semana pasada desde San Diego hasta Tijuana para participar en la 28 edición de la caravana solidaria “Toy Run”, un acto benéfico a favor de niños que residen en la ciudad mexicana.

El evento, organizado por los clubes Sólo Ángeles, de Tijuana, y Harley Davidson, de San Diego, reunió a motoristas de ambas ciudades y de los cinco municipios del estado mexicano Baja California, quienes donaron juguetes a miles de niños que desde tempranas horas esperaron sentados en fila en la avenida Revolución, en Tijuana.

De acuerdo a los coordinadores del evento, la caravana demandó cerca de seis meses de preparación, durante los cuales recolectaron miles de juguetes donados por empresas de Estados Unidos para posteriormente ser entregados en la caravana.

Uno de los motociclistas que participó del evento fue el “Diablo”, quien lleva ocho años sumándose a la cruzada y a la que calificó como “el evento “más grande y de mayor tradición en la frontera”.

Relató que la caravana “Toy Run” se inició cuando un grupo de motociclistas entregó juguetes en un orfanato de la ciudad mexicana, hace más de dos décadas, y al darse cuenta de la inmensa demanda decidieron organizar un evento de mayor envergadura.

A pesar de que este año se donaron más de 10.000 juguetes, la cifra resultó insuficiente. “Lamentablemente nunca alcanza, son muchos los niños”, explicó el motociclista, quien precisó que el esfuerzo desplegado merece la pena.

“A veces no hay palabras. Se lo estás dando a un niño que va a jugar con él y ver la cara de felicidad es gran satisfacción”, confesó.

Algunos de los participantes llegaron desde Los Ángeles, como fue el caso de Larry Hughes, apodado “Crazy Larry”, y quien reveló que cerca del 40 por ciento de los motociclistas que hacen el recorrido provienen del estado de California.

Aunque no es la única vez que durante el año visita Tijuana para labores altruistas, destacó que este evento es especial, ya que cada vez que ve la sonrisa de un niño, le dan “ganas de llorar”.

“Trato de venir a México frecuentemente con mi club. Me encanta venir en motocicleta, el estar aquí es la cereza del pastel de los eventos que hacemos durante el año”, confesó.

“Los niños en Estados Unidos en ocasiones tienen todo, aquí a veces no tienen nada”, opinó.

La señora María Santos esperó en fila desde muy temprano, ya que según explicó su hijo Samuel, de seis años, además de los juguetes disfruta ver las motocicletas.

“Ya pidió una de Navidad”, manifestó entre risas.

“Es un evento muy completo y siempre estamos agradecidos con que se tomen el tiempo de venir a dar felicidad a mi hijo y otros niños”, puntualizó.

EFE

Ellatinoonline.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.