Mujer sin Límite

0
8

Me encanta usar zapatos de tacón alto. Y cada vez que voy a visitar a mi abuelita siempre me advierte: “El día que te caigas de esos tacones,!no te salva nadie!”. La semana pasada me acorde de su advertencia porque me puse unas sandalias de plataforma y mientras caminaba sobre un piso de adoquín, perdí el balance y !catapun!, La caída fue tan dura que me rompí dos huesos en el pie derecho. Al día siguiente veía las estrellas con tan solo mover la pierna.

Cuando visite a la ortopeda, me dijo “tengo buenas noticias y malas noticias. Las buenas es que no hay que operarte y las malas es que la recuperación va a ser lenta y tomará alrededor de 12 semanas”. Me sentí desesperada. Pensé: ¿cómo bajarle la velocidad al tren de vida tan acelerado que llevo?

La doctora me dio unas muletas y me puso una bota ortopédica hasta la rodilla. Sorprendentemente, ponerme esta bota me alivio el dolor de tal forma que, aunque un poco coja, comencé a caminar por todos lados !y hasta solté las muletas! Me sentía tan bien que olvidé ponerme hielo y ni me acordé de levantar la pierna. Dije para mis adentros: “!esta botita es maravillosa”.

Me fui a dormir, y a la mañana siguiente mi pie estaba tan hinchado, morado y adolorido que no podía dar ni un paso. ¿Qué me hizo pensar que una doble fractura podía curarse de un día a otro? Este incidente me hizo reflexionar acerca de otras situaciones en la vida en las que no prestamos atención al dolor y queremos continuar como si nada hubiera sucedido. Esto lo hacemos tanto con lesiones físicas como emocionales. Un ejemplo es aquella persona que enfrenta una ruptura amorosa. En vez de pasar por el sufrimiento de un corazón partido, busca a otro amante para ignorar el dolor que siente. Y luego se justifica: “un clavo saca otro clavo”. El problema es que no puedes tener una relación saludable con nadie hasta que no hayas curado las heridas que sufriste en el pasado. Cuando ignoras tu dolor, tarde o temprano pagas las consecuencias. Por eso, he decidido estar más calmada y tener mi pie elevado.

Moraleja: Toma tiempo curar una herida profunda, sea física o emocional. Tenemos que ser pacientes. No podemos acelerar el proceso de sanación. Te recuerdo que con calma, fe y positivismo toda herida se cura.

María Marín es autora de “Pide más espera más y obtendrás más”. Para más consejos síguela en facebook.com/MariaMarinOnline

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.